Córdova: Esperanza es seguir caminando con fe y amor

Desarrollo de la Noticia
Padre Córdova

A partir de una imagen del Papa en Roma, caminando solitario, al encuentro de una cruz para esa cita íntima, oración de por medio, el sacerdote salesiano Henry Córdova expuso el lunes 18 de mayo, ante un centenar y medio de participantes, el primer tema del Curso de Salesianidad: Nos mueve la esperanza – Mira que hago nuevas todas las cosas”.

“El Papa se pone varios minutos frente a la cruz y nos preguntamos ¿qué está haciendo? Se acerca en silencio a la cruz de Cristo para pedir por el mundo y ora por la humanidad, por la salud de los seres humanos, en un marco de soledad. Hay varios signos importantes: ambiente de silencio, camina hacia la cruz y levanta los ojos. Es el pastor que pide por las ovejas, por el planeta en estos tiempos de pandemia”, enfatizó el sacerdote para desarrollar este tema que parece salir de una cantera inagotable de reflexiones.

“Sé que como comunidad educativa ustedes pidieron por la comunidad salesiana y por sus componentes, por sus familias, por los que están y por los que partieron. Es que nos encontramos frente a una realidad concreta. Es en estas circunstancias, al igual que la actitud que muestra el Papa, queremos estar a solas con Dios y abrir nuestro corazón, para presentarnos ante las puertas de la esperanza”, reflexionó, vía plataforma, a la audiencia de administrativos y docentes de las sedes, donde la USB presta sus servicios a los jóvenes universitarios.

En la alocución destacó: “la salesianidad es nuestro carisma y nos debe llevar a crecer. Ninguno de nosotros puede pretender detentar la salesianidad, porque este es un compromiso de vida. Este compromiso coloquémoslo en nuestro accionar diario porque estamos unidos a quienes están padeciendo la enfermedad. Esta realidad mundial nos interpela y no podemos ignorarla; no podemos asumir una actitud pasiva en estas circunstancias. La situación planteada nos lleva al movimiento, nos mueve a la esperanza, que es una virtud teologal que no mira hacia atrás, al pasado, sino tiene una proyección al futuro, en concordancia con lectura del Apocalipsis. Hacer nuevas las cosas”.

Al referirse a la esperanza, recordando el griego ‘enpereia’, acudió a la comparación de Telémaco, el hijo de Ulises y Penélope, quien con paciencia y claridad mental supo esperar su momento hasta la llegada de su padre, porque como dice el latín ‘Spes’ fue ganando confianza, hasta encontrar lo deseado, ya que se esperan buenas noticias.

“Esta esperanza que viene como un regalo de Dios, es una mirada de fe, es una sensación de expectativa, por ello un cristiano no ve con ojos negativos porque sabe que Dios está con nosotros, con el hombre de aquí y allá. Es así que esperamos seguir caminando sin perder el anhelo, nos viene como los dones sobrenaturales. No es una acción que nace ni depende de mí, sino de Dios que da el primer paso, que busca nuestra felicidad”, acotó.

Citó el documento pontificio de Benedicto XVI, Spe Salvi facti sumus para señalar que tenemos una esperanza fiable, gracias a la cual podemos afrontar nuestro presente; el presente, aunque sea un presente fatigoso.

“Bajo esos parámetros haremos la lectura del Aguinaldo del Rector Mayor, con ese horizonte pastoral educativo que no espera en forma pasiva, que como dice Santa Teresa de Jesús: Ora et labora, porque no sabemos cuándo vendrá, ni el día ni la hora. Vela con cuidado que todo pasa con brevedad, aunque tu deseo hace lo cierto dudoso y el tiempo breve se hace largo”.

Apuntó que vivimos tiempos difíciles, al igual que Don Bosco, quien supo aprovechar los momentos duros para presentar su propuesta, sus ideas y obras en sus múltiples manifestaciones, bajo ese prisma y desde la mirada salesiana presente el hoy como un tiempo favorable.

“Nadie puede negar que sentimos temor que no es otra cosa que el respeto, un cuidado por lo sagrado por el tiempo que estamos viviendo, porque nadie puede alejarse del contexto en el que vivimos, que se presenta como oportunidad para mejorar. Un tiempo adecuado para volver a instalar los temas de generosidad y caridad. Estas actitudes nacen del corazón del creyente, desde la comunidad educativa y nos recuerda y habla de la responsabilidad, de la actitud de servicio que sirve para nuestra convivencia mutua”, afirmó.

Al referirse a la expresión “guerra contra el virus”, apuntó que, si bien hay que vaciar el contenido bélico, la actitud natural será la de enfrentar a lo que nos afrenta, no individualmente sino como comunidad, porque en estos momentos, lo importante es animarse, mantenerse unidos a Jesús.

“Hay que observar todo con respeto, a la vida y a lo sagrado, a veces perdemos el respeto a muchas cosas, en particular lo expresamos en las redes sociales donde perdemos la discreción. El salesiano no puede perder nunca la relación entre la vida espiritual y la vida diaria. No es esa la única batalla que el hombre de hoy debe afrontar; hay otras pandemias sociales:  las afrentas contra la mujer, la ecología, las artimañas contra la vida. La subsecuencia de esto será afrontar los temas de la violencia, el clima de criminalidad y, fundamentalmente, cuidar la vida como algo sagrado. En este contexto, el Papa Francisco se refiere a los jóvenes a quienes se debe acompañarlos. Ustedes docentes y administrativos de nuestra Universidad Salesiana deben mirar al joven desde la perspectiva de la Iglesia. Debemos estar atentos a las pandemias de nuestros jóvenes y mirar adelante con luces de alerta; preguntarnos qué ocurrirá después de esto. No podemos vivir como si no hubiese pasado nada. Si bien ustedes son guías de los jóvenes, también requieren de una asistencia; deben buscar un director espiritual, que los acompañe, que los aliente en estos días de dudas y crisis”, expresó ante un auditorio que espera este curso año tras año, para fortalecer el espíritu de trabajo comunitario.

Finalizó planteando una serie de cuestiones, entre ellas el contexto de lo que llamamos volver a la normalidad. ¿Qué es la normalidad? se preguntó e inmediatamente respondió: pensamos que algo no está bien. Nosotros tenemos la familia, esa nuestra fuente que mostrará el camino de la nueva normalidad. Sugirió seguir el cuadro de referencia salesiano que es el marco referencial de una comunidad en cualquier circunstancia, en particular ahora, en tiempos de pandemia.

Noticias - Portal
Noticias - Carreras y Servicios
Categoría de Noticias