El mes del amor, el mes del Sagrado Corazón

Desarrollo de la Noticia
Sagrado Corazón

Estamos en el mes del amor, en el mes del Sagrado Corazón de Jesús y el 19 de junio celebramos esta fiesta. “La Iglesia siempre ha tenido y tiene en tan grande estima el culto del Sacratísimo Corazón de Jesús, de manera que lo fomenta y propaga entre todos los cristianos, y lo defiende; sin embargo, es muy doloroso comprobar cómo, en lo pasado y aun en nuestros días, este nobilísimo culto no es tenido en el debido honor y estimación por algunos cristianos”, decía el Papa Pío XII en la encíclica Haurietis Aquas al referirse al culto del Sagrado Corazón de Jesús.

Esta fiesta marca el núcleo central de nuestra fe, recuerda todo lo que Dios nos ama con su Corazón y todo lo que nosotros, por tanto, le debemos amar y es que Jesús tiene un Corazón que ama sin medida.

¿Cómo hacerlo? Viviendo este mes demostrándole a Jesús con nuestras obras que lo amamos, que correspondemos al gran amor que Él nos tiene y que nos ha demostrado entregándose a la muerte por nosotros.

Esta devoción se funda en el hecho de que su Corazón, por ser la parte más noble de su naturaleza humana, está unido a la Persona del Verbo de Dios, y, por consiguiente, se le ha de tributar el mismo culto de adoración con que la Iglesia honra a la Persona del mismo Hijo de Dios encarnado. Es una verdad de la fe católica, solemnemente definida en el Concilio Ecuménico de Éfeso y en el II de Constantinopla (siglo V)

La tradición recuerda a Santa Margarita María de Alacoque una religiosa de la Orden de la Visitación quien tenía un gran amor por Jesús. Y Jesús tuvo un amor especial por ella. Se le apareció en varias ocasiones para decirle lo mucho que la amaba a ella y a todos los hombres y lo mucho que le dolía a su Corazón que los hombres se alejaran de Él por el pecado.

Jesús le prometió a Santa Margarita de Alacoque, que, si una persona comulga los primeros viernes de mes, durante nueve meses seguidos, le concederá los siguientes beneficios:

1. Les daré todas las gracias necesarias a su estado (casado(a), soltero(a), viudo(a) o consagrado(a) a Dios).
2. Pondré paz en sus familias.
3. Los consolaré en todas las aflicciones.
4. Seré su refugio durante la vida y, sobre todo, a la hora de la muerte.
5. Bendeciré abundantemente sus empresas.
6. Los pecadores hallarán misericordia.
7. Los tibios se harán fervorosos.
8. Los fervorosos se elevarán rápidamente a gran perfección.
9. Bendeciré los lugares donde la imagen de mi Corazón sea venerada.

10. Les daré la gracia de mover los corazones más endurecidos.
11. Las personas que propaguen esta devoción tendrán su nombre escrito en mi Corazón y jamás será borrado de Él.
12. La gracia de la penitencia final: es decir, no morirán en desgracia y sin haber recibido los Sacramentos.

Noticias - Portal
Noticias - Carreras y Servicios
Categoría de Noticias