Me bautizo a los 21 años

Desarrollo de la Noticia
Bautizo en Ma. Auxiliadora

“David, yo te bautizo en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo”, dijo el sacerdote Luis Tórrez. El joven que recibió ese nombre por decisión de sus padres inclinó la cabeza y llegó el agua sobre su cabeza. Hasta aquí nada sorprendente; lo significativo es que otros seis jóvenes más siguieron con el ritual el pasado sábado 3 de julio en la basílica de María Auxiliadora del Prado paceño, entre ellos Shirley, Grissel y más.

Se habían preparado desde hace dos meses en la Universidad Salesiana. Uno de ellos, tras una clase de Revelación y Fe. Uno de ellos le preguntó al Lic. Erik Mamani, si a sus 21 años podía bautizarse. “Claro que sí”, fue la respuesta. Poco después el joven le contaba que quería abrazar la fe, que se quedaba con su nombre de David, “pero ahora con mi nombre cristiano en serio”, aunque admitía que tenía cierta vergüenza porque ya habían pasado tantos años.

Otros 20 jóvenes se anotaron en los cursos de catequesis que dictaban otros jóvenes del Oratorio Salesiano los fines de semana para tomar el sacramento de la Confirmación. Y llegó el día esperado. Los más sorprendidos eran los familiares porque la decisión no había surgido de los progenitores, sino de los propios jóvenes que cursaban estudios universitarios.

En la Misa estaban ellos al lado de sus progenitores y padrinos, de manera que el número de presentes superaba el medio centenar. Otros tres jóvenes que siguieron la preparación bautismal decidieron recibir el sacramento y la primera comunión en sus respectivas parroquias.

Los jóvenes catequistas se sentían orgullosos porque su tarea llevó a buen puerto a estos jóvenes convencido, quienes, además, recibieron la comunión. Padrinos y padres lucían su traje de fiesta, porque el recibir el bautismo implicaba una opción de estos jóvenes para seguir el camino de Cristo, entregado al servicio a los demás.

Guitarra en mano, Erik, encargado del Oratorio, acompañaba el acto litúrgico. “No hay una edad para este sacramento; sí hay una exigencia y es que este es un acto de conversión profunda de vida, de compromiso y de ocasión, porque por muchas razones, muchos jóvenes no se bautizaron y en la Universidad les abrimos las puertas; el que quiera ingresar, bienvenido sea”, comentó.

Este grupo tuvo su jornada de retiro, junto a los catequistas el 26 de junio, en los ambientes de la Basílica, para prepararse a la confesión con los sacerdotes Luis Tórrez, Álvaro Condori y Diego Vargas.

“La Pastoral Universitaria es un espacio de crecimiento integral para la población universitaria, donde se genera experiencias de servicio, espiritualidad, liderazgo y prácticas de competencias profesionales a través de actividades internas y de extensión universitaria a las zonas adyacentes”, explica Erik, quien extraña a los más pequeños, los que antes de la pandemia, eran dueños de los patios de la Universidad Salesiana los fines de semana, pasaban clases de matemáticas, lenguaje, dibujo, oratoria y deportes.

“Uno sufre por dentro y toma previsiones, pero el Oratorio debe seguir. Ahora lo hacemos vía redes sociales. Dios Padre lo permitirá, pronto nuestros patios de la Universidad volverán a pintarse con los colores de la juventud”, destaca Erik, quien muestra la agenda del segundo semestre con nuevas iniciativas.

Noticias - Portal
Noticias - Carreras y Servicios
Categoría de Noticias