“Nunca pensé que el virus iba a llegar aquí”

Desarrollo de la Noticia
Universidad Salesiana de Bolivia Nota de Prensa Web Nunca pensé que el virus llegaría

“Nunca pensé que el virus iba a llegar aquí”, es la afirmación con la que Mariela empieza su desgarrador testimonio sobre la muerte de Juan, su abuelito, que quiere compartir con la comunidad universitaria salesiana, para asimilar esta dura experiencia que deja el contagioso del COVID-19, que llega inesperadamente y se puede llevar a nuestros seres amados de un día a otro, si es que no tomamos las medidas preventivas y fundamentalmente descuidamos el valor más grande: la vida.

“El sábado empezó a toser, tenía fiebre y dos días más tarde su corazón se detuvo por no poder respirar. Nunca sabremos si le falto la respiración o su corazón dejó de funcionar por el virus, solo sabemos que su cuerpo de 72 años cumplidos fue introducido en una bolsa negra y sus cenizas nos fueron entregadas tres días después. Ahora, los familiares cercanos, estamos encapsulados, sin poder salir ni siquiera a comprar pan”, compartió su sufrida experiencia Mariela, afirmando que nunca olvidará este sufrimiento.

La familia de Mariela no solo no pudo despedirse de su papá, que en cuestión de minutos cambió su vida para siempre. No pudieron dar cristiana sepultura al abuelito Juan, quien cuido, protegió y amo sin medida a todos sus seres queridos. Quedaron 10 miembros en su hogar, ninguno puede salir ahora de casa y todos están tomando las medidas para cuidarse y vencer al virus.

"La fiebre ya atacó a dos miembros, los demás están tomando precauciones caseras para salir de la enfermedad", añade. Están convencidos que están contagiados, pero acceder a la prueba tiene un costo mayor a los 3.000 Bs., para toda la familia. Su reducida economía solo les permite acceder a tratamientos naturales a los que acuden diariamente, cuidándose unos a otros y rezando mucho a Dios, en quien tienen puesta toda su fe.

Mariela nos pide contar su historia, porque quiere que sus compañeros entiendan la gravedad de la enfermedad, que no desea que nadie pase lo que ella pasó. Es consciente de que debido a las escasas precauciones que la población en general está tomando y la idea de que “no me va a llegar a mi”, seguramente ocasionarán un doloroso cambio de vida, que no desea que nadie sufra, porque deja un profundo e insuperable dolor en el corazón.

LA DISTANCIA DA VIDA.

Noticias - Portal
Categoría de Noticias