Una reflexión sobre los mayores en tiempo de pandemia

Desarrollo de la Noticia
Vázquez

Los niños, adultos y también los mayores requieren el apoyo de los psicomotricistas, una carrera que cada vez atiende más necesidades y crece como lo hace la población universal en medio de sus demandas.

La especialista en Gerontopsicomotricidad, Soledad Vásquez, comentó sus experiencias en este campo, en este mundo de la pandemia, en la que las necesidades humanas saltaron a flor de piel.

La profesional uruguaya atendió la invitación que le hizo la coordinadora de la carrera de psicomotricidad de la Universidad Salesiana de Bolivia, Eliana Maldonado para dialogar este martes 9 de junio, en horas de la tarde, sobre este tema y difundido por Facebook.

“En este periodo de cuarentena, muchas veces las familias se vuelven a nuclear en una misma casa. Aquellas familias que viven en el mismo hogar, no compartían tanto tiempo como ahora, y ahí están las personas mayores, personas que requieren de una atención particular”, afirma Vázquez.

Apuntó que para las personas mayores  van a aumentar las dificultades y se ponen en evidencia los problemas. “Los mayores tienen capacidad de disimular las situaciones y no nos damos cuenta, hasta que convivimos con ellos las 24 horas del día”.

“La tarea del psicomotricista es importante para mejorar el funcionamiento psicofisiológico del organismo de estas personas, produciendo el aprendizaje de nuevas destrezas o la mejora de aquellas que ya se poseen y favoreciendo así la comunicación, el contacto social y su calidad de vida”, destacó en su intervención.

La especialista en  gerontopsiomotricidad  explicó que esta disciplina surge de la Psicomotricidad y pronto empezó a crecer con señas de identidad que le son propias.

“Los mayores tienen otro tipo de problemas. No reciben la visita de sus hijos, o no están en las decisiones principales lo que puede provocar un deterioro cognitivo. Desde la psicomotricidad tenemos mucho que aportar a esta situación”, precisó.

La falta de ejercicio,  de estímulo y de socialización  son factores que inciden en este deterioro. Los mayores se vuelven dependientes, de manera que se requiere del cuidador principal. “Hay nociones como diálogo tónico, empatía, que se deben tomar en cuenta. Este tipo de personas son vulnerables y propensos al estrés, Hay que trabajar con el entorno allí está la clave del tratamiento”, precisó Vázquez.

“Debe contar con un ambiente facilitador de experiencias, muy accesible, estimulante. Tiene mucho que ver el lenguaje, la memoria, tomar en cuenta factores aparentemente simples como la iluminación, organización del mobiliario. El ambiente debe ser personalizado y que se adapte a su identidad. Hasta la música debe darle seguridad”, dijo en parte de su exposición.

Noticias - Portal
Noticias - Carreras y Servicios
Categoría de Noticias