A la Comunidad Universitaria Salesiana de Bolivia:

Desarrollo de la Noticia
Universidad Salesiana de Bolivia Nota de Prensa Web Comunicado

La Paz, 29 de marzo del 2020

A la Comunidad Universitaria Salesiana de Bolivia:

Hace cuatro meses, vivimos acontecimientos que nos llevaron a la suspensión de actividades académicas, pastorales y administrativas. Si bien los motivos de esa circunstancia fueron de índole socio-político local, hoy estamos ante una situación mundial sin precedentes: la propagación de una enfermedad mortal, que nos obliga a no salir de casa.

La cuarentena no requiere otras justificaciones, las indicaciones de las Autoridades se acatan y respetan. Al suspender toda actividad, asumimos la prioridad de precautelar la salud e integridad de nuestros estudiantes, docentes y administrativos. Todo tiempo es recuperable, pero no la vida ni la salud de la persona y su familia.

Nuestra comunidad, animada por un espíritu de libertad y de caridad, evaluada por el respeto recíproco, por el diálogo sincero y la tutela de los derechos de cada uno, en estas semanas de marzo buscó mantener la continuidad de la labor académica y administrativa a través de las Plataformas Virtuales. A los responsables de la iniciativa les agradezco por la ejecución de esta experiencia, para muchos ha sido poner en práctica algo que ya no es novedad, pero por diversos factores es difícil de aplicar y mantener.

Evaluada la situación se ha tomado la decisión de interrumpir el uso de la Plataforma Virtual hasta el restablecimiento de las actividades presenciales. Esto no quita que los docentes que lograron vincularse con sus cursos lo sigan haciendo y utilicen herramientas de comunicación sencillas y accesibles; pero la mirada solidaria está puesta en aquellos que no pueden hacer uso de tales instrumentos. Se invita a la tolerancia en exigencias de materia; pero también a la creatividad para acompañar en estos momentos a todos los estudiantes, en especial a los que se alejan. La vulnerabilidad de las motivaciones, el desánimo y la deserción aumentan en días de tempestad.

La frase del Papa Francisco, hoy da la vuelta al mundo: “La tempestad desenmascara nuestra vulnerabilidad y deja al descubierto las falsas seguridades con las que habíamos construido nuestras agendas”. ¿Cuál será nuestra agenda política a seguir en estas semanas? La que nos dejó Don Bosco y asumimos al inicio del año: la política del Padre Nuestro.

Jesús invitaba a sus discípulos a pedirle a Dios sólo “el pan para hoy”, como dice el texto original, no que les resuelva para siempre sus problemas, no que llene sus graneros. Sólo el pan para hoy, estrictamente para hoy. Dios sabe que, si tuviéramos todo resuelto para meses, para años, nos acostumbraríamos a pensar que no le necesitamos, que eso que hay en el granero es “nuestro”. Basta, pues, el pan para hoy.

Basta un poco de luz para dar ese paso, que hoy tenemos que dar. El confinamiento ante esta Pandemia lleva a la humanidad a vivir en medio de las tinieblas. ¿Qué sentido tiene la vida? ¿Será corta, larga? ¿Por qué el dolor? ¿Por qué tanto sufrimiento y muerte? Y daríamos todo por ver claro nuestro futuro. Éstas son preguntas que nadie nos contesta, y son muchos los que, entonces, se acobardan, se enroscan en su propia alma y dejan de caminar.

No se debe caer en el error, porque para caminar basta la luz para hoy y la confianza para mañana. Toda persona, varón y mujer, docente, estudiante, administrativo, debe caminar porque esa es su tarea y misión, ir adelante. Debe hacerlo, tanto si tiene luz como si no la tiene. En todo caso, le basta con tener la luz para el paso de hoy.

Por desgracia en el mundo son muchos más los que temen, que los que viven con coraje el presente. A mucha gente le encanta “sufrir por hipótesis”: ¿Y si me quedo sin trabajo? ¿Y si me aplazan? ¿Y si…? Tanto se angustian por lo que podría pasarles (luego normalmente no les pasa nunca) que antes de que lleguen los dolores ya los han sufrido una docena de veces.

No digo que las personas no sueñen ni hagan planes de futuro, porque sin ellos, difícilmente se construyen. De lo que se trata es que nos animemos apasionadamente a dar los pasos hoy. Un paso, sólo un paso. No se ama todo de golpe; cada día tiene su pequeño amor; poco a poco. Y sólo con muchos pequeños pasos, de pequeño amor, se logra atravesar la noche y la tempestad.

A una semana de concluir la Cuaresma de preparación a esta inédita celebración de la Semana Santa en el mundo, con el gran paso del Amor, de la muerte en la cruz a la vida resucitada de Cristo, por ese Misterio Pascual, nos purifiquemos y perfeccionemos. Sigamos con nuestra misión educativa, porque pronto nos reencontraremos en todas las actividades de nuestra Universidad.

Les deseo a todos una Feliz Pascua de Resurrección 2020.

 

 

Padre PhD. Juan Pablo Zabala Tórrez, SDB.

RECTOR

UNIVERSIDAD SALESIANA DE BOLIVIA

 

Noticias - Portal
Categoría de Noticias